¿Premiarse con comida? Todo lo que necesitas saber

Si últimamente llevas leyendo mis ideas, igual que te habrás dado cuenta que escribo sobre cosas que bien “me molestan” o cosas que en mi opinión no hayan sido entendidas bien.

Bueno, pues una cosa que me molesta mucho es la idea de premiarse con comida y bebidas (en general) como consecuencia de una acción.

Puede ser una acción hecha (bien o mal hecha). A ver, para que me entiendas, es aquel “premio” que les das a tus niños después de hacer los deberes.

¿O sea, porque premias un buen comportamiento con mala comida?

Vale, es posible que todavía no tengas niños pero casi seguramente te haya pasado esto cuando eras niño/a. Hablo sobre todo de los niños porque este comportamiento de premiar se ha transformado como una cosa “obligatoria”, visto desde mi perspectiva.

También veo esto en clientes, que tienen un historial “majo” de dietas, por ejemplo: “me merezco comer una pizza, ese croissant y un helado porque esta semana hice dieta.” – un comentario de una clienta mía.

Todos nos premiamos en algún momento u otro…

¿Pero porque lo hacemos con comida, y sobre todo, porque lo hacemos con comida basura y dulces?

Paradójicamente las personas que hacen dieta durante el día, de por la mañana hasta la tarde noche, se premian por ese día de sufrimiento. O sea pasan hambre, para “adelgazar” y después se hinchan sin parar, todo esto como premio del esfuerzo. ¿Te suena raro o conoces la situación?

Buscando el problema sobre premiarse con comida

 

Al premiar los niños y a nosotros mismos con alimentos estimulantes, nos metemos en un problema bastante serio. Parece que nos hemos metido en un círculo vicioso como el de “adiestrar”. Cada vez que premiamos un tipo de comportamiento o acción con comida basura y dulces se fortalece esa respuesta o ese comportamiento. Entra en juego el término de condicionamiento operante, término que ha sido creado por el Dr. B. F. Skinner, que significa que la adición de un estímulo después de un comportamiento hará que sea probable que la conducta se repita. (artículo)

¿Porque, al acabar cualquier tarea o incluso después de un día duro de trabajo, no te das mérito?

Realmente cuando premias a tus niños o al niño que llevas dentro con comida basura, no permites encontrarte con la autosatisfacción. Los niños deberían estar alegres después de hacer las tareas y aprender a darse mérito por las cosas buenas que hacen. Esa emoción de hacer bien una tarea debería de venir naturalmente como una emoción intrínseca, y no estar condicionada por un elemento estimulante exterior, como un helado, una pizza, o ir al McDonald´s.

Algunos estudios demuestran que los niños realizan peor las tareas o actividades cuando están anticipando recompensas. Además de esto, la creatividad de los niños se ve comprometida porque estos niños harán lo mínimo sólo para conseguir el premio, la recompensa. (estudio, estudio)

Hace más de 18 años, cuando yo era un niño (todavía lo soy), mis padres me premiaban con poder salir a jugar en el parque, al futbol, a saltar la comba, a correr. Créeme, si hacia los deberes podía salir a jugar. Y si no salías al parque podías darte por pringado (o sea una motivación más para cumplir con los deberes del cole). De alguna manera les agradezco a mis padres por eso, por no premiarme con comida y dejarme hacer deporte.

Pasando a los adultos, una cuestión que todo el mundo la conoce, es darse premio después “del gran esfuerzo” que se hizo en el gimnasio o en alguna clase colectiva como el spinning. Los que utilizan el deporte como herramienta sufridora, con la creencia que perderán peso, comen más comida basura que las personas que hacen deporte de un modo divertido. (estudio)

La actividad física en sí libera dopamina y te ofrecerá ese sentimiento de bienestar, por lo tanto premiarse con azúcar después del deporte no tiene sentido. Ahora tienes un motivo más para leer mi Libro “Adelgaza definitivamente con tu Círculo Virtuoso“, donde te explico cómo puedes empezar a eliminar esas ganas que tienes de azúcar.

Consecuencias de premiarse con comida

Sin duda una de las consecuencias de premiar a los niños y a nosotros mismos con comidas estimulantes es que “estropeamos” el mecanismo regulador del hambre. Y por norma general los niños reconocen muy bien sus señales internas del hambre.

Otra consecuencia de premiarse con alimentos estimulantes, es que se desarrolla el hábito de asociar el comer con las emociones. Y esto no es realmente bueno si quieres cuidar tu salud y tu aspecto corporal. Piensa en esto, si después de un día duro de trabajo donde tu jefe te ha “machacado”, te dirás a ti mismo que te mereces ir a cenar una gran pizza por ese día tan malo. De alguna manera buscas el refugio en esa comida, y piensas que la comida te hace sentir bien. Al final acabarás asociando la pizza como la “salvadora” de los días duros de trabajo.

Ganar, cada vez más peso, es una consecuencia bastante importante de premiarse con comida y sobre todo con alimentos estimulantes como los fast food. O sea al premiarte con comida (normalmente azúcar y carbohidratos simples) cuando realmente no tienes hambre no es una buena idea si te importa la salud y quieres mantener tu línea. Tus premios de comida se transforman en antojos.

Aunque ya tengas ese hábito de premiarte con un helado por la noche después de un día duro de trabajo (un ejemplo), la ciencia demuestra que es posible cambiar la actividad cerebral (recompensa del cerebro) hacía los alimentos más sanos versus los alimentos basura con la ayuda de una intervención conductual, o bien hábitos y comportamientos. (estudio)

Conclusión

Tú tienes el poder de educar tu cerebro y de educar a tus niños. Tienes un montón de opciones mucho más adecuadas para conseguir una mejor salud y mejor imagen corporal.

Premia tus niños con ir al cine a ver alguna película de dibujos.

Te puedes premiar a ti mismo, después de una semana cargada de trabajo, con una sesión de masaje para relajarte.

Y lo mejor del todo es aprender a darte mérito  para llegar a sentir alegría y autosatisfacción del trabajo bien hecho.

copia-de-quieres-adelgazar-definitivamente-navidad-blog-2016

¡Sólo hoy puedes descargar GRATIS los primeros 5 capítulos!

Estrategias reales para adelgazar y no hacer jamás una dieta.