Cómo no engordar en Navidad

Actualizado: diciembre 2018

En Navidad tiramos la casa por la ventana. Cuando pensamos en las Navidades, nos vienen a la cabeza las comidas ricas y cenas con nuestros familiares, amigos y seres queridos.

Pero a la gran mayoría de nosotros, nos preocupa cómo NO engordar en Navidad.

De hecho nos decimos: el 1 de enero me propongo “hacer dieta” e ir al gimnasio. ¿Te suena esto?

Escribo este artículo porque sé que necesitas saber cómo no engordar en Navidad, y sé que deseas mantener tu línea y necesitas saber cómo triunfar en estas vacaciones de invierno.

¿Cuánto peso extra se añade, en Navidad, a la reserva existente de grasita?

Bueno, para empezar tampoco tienes que odiar la Navidad y todas las comidas.

Nuestro cuerpo tiene una habilidad excelente de mantener un peso estable a largo plazo. Muchos piensan que en las Navidades, aunque disfrutemos de todo, ganamos mucha grasa y nos volvemos “gorditos”.

Vamos a descubrir si esto es así.

Aunque piensas que en Navidades vas a ganar 5 kilos de peso, la ciencia contribuye al conocimiento con resultados sorprendentes.

Por ejemplo, la mayoría de nosotros nos fijamos sólo en la báscula, en el peso total, y eso puede ser un error porque igual ganas grasita pero tu peso se mantiene estable durante ese período vacacional. (estudio)

En un estudio, los investigadores identificaron un aumento de 0.37 kg de peso durante las 6 – 8 semanas de vacaciones de invierno, y en otro estudio se informó un cambio de aproximadamente 0.4 kg (en adultos suecos no obesos) durante un período de 2 – 3 semanas de las vacaciones de Navidad. También se identificó en otra investigación un incremento de aproximadamente 1 kg a lo largo de dos semanas en Navidad.

¡Espera!

Aunque el peso que se gana en Navidad quizás “no sea tanto” (incluso hay estudios que no encontraron cambios en el peso corporal ni en la grasa) es verdad que hay diferencias entre sujetos con sobrepeso (u obesos) y “sujetos normales” (índice normal de grasa corporal).

Eso se identificó en un período de dos semanas de “Acción de Gracias” donde los sujetos con sobrepeso ganaron una media de 1 kg mientras que los sujetos con un índice normal de grasa corporal ganaron sólo 0.2 kg. (estudio)

¡Hay algo más!

En el estudio más reciente (2016) se concluye que independientemente de lo que se celebre, en cualquier época del año, el mayor aumento de peso probablemente se produzca durante las fiestas nacionales. Los datos del estudio (realizado a lo largo de 12 meses), donde participaron aproximadamente 3000 sujetos de los Estados Unidos, Alemania y Japón, demuestran que el período que abarca el tiempo vacacional desde el Día de Acción de Gracias, Navidades, hasta la fiesta del Año Nuevo son la causa de esa ganancia de peso para los estadounidenses (con 0,6 kg) y los alemanes (con 0,8 kg), sin embargo para los japoneses la mayor ganancia de peso ocurre durante la Semana Dorada, en primavera (0,5 kg).

Aunque después de estos períodos de vacaciones se pierde menos de la mitad de esa ganancia de peso, el resto de la cantidad de peso extra se queda ahí y se suma, así que…

¡No vayas de momento a por el turrón!

¿Quieres saber las causas?

En realidad no es que te pases con la cena de Noche Buena y la Noche Vieja.

Comemos en exceso todo el mes de diciembre, incluido también la primera semana de enero cuando se espera a los Reyes Magos. Pueden ser entre 4 y 6 semanas de comer en exceso.

¡Además vamos a reconocerlo! Muchos de nosotros consumimos bebidas con alcohol en demasiada cantidad este período navideño.

Las comidas altamente gratificantes (como todos los alimentos procesados y los dulces) son “parte” principal, de la culpa, que contribuyen con peso extra a la reserva de grasa. (estudio)

También entra en la culpabilidad, la cantidad de variedad de comidas y platos, en las reuniones con la familia, amigos, compañeros de trabajo. Demasiada variedad nos vuelve locos y no suele ser una variedad nutritiva sino más bien una variedad repleta de falsos nutrientes. Y como no, queremos probar un poquitín de todo.

Otra causa es que en invierno nos movemos mucho menos que en otras épocas más cálidas. Bueno, la excusa es que en Navidades ¿estás demasiado ocupado verdad?

Al final del todo, no se puede culpar a nada y a nadie, porque tú eres el resultado de tus hábitos diarios. Si el resto del año te has alimentado de una manera inteligente (nutriendo tu cuerpo) y el movimiento ha formado parte de tu rutina, entonces quizás pasar por las Navidades no debería preocuparte demasiado.

En cambio, si consideras sinceramente que a lo largo del año no has trabajado mucho para tu salud y tus hábitos no son elegidos inteligentemente para el cuerpo que siempre has deseado, “no pasa nada” porque tengo las soluciones para ti.

Es Navidad, es época de buenos momentos y de darte una oportunidad real. No dejes nada para el 1 de enero.

¿Qué puedes hacer?

  1. Come según tu hambre fisiológica. Es bastante simple saber cuándo tienes hambre de verdad o si te apetece comer por simple antojo. Seguir este fácil consejo te ayudará a no ingerir demasiada cantidad (aunque comas cosas que no apoyan tu objetivo). Y como no, cuida la ingesta de alcohol.
  1. Prioriza los alimentos altamente nutritivos. (proteínas, vegetales, hortalizas y frutas) Elige un plato más bien mediano o pequeño (y no grande) y sírvete tú mismo alimentos que te ayudarán con la sensación de saciedad. ¡No dejes a tu abuela que te sirva! De esta forma vas a establecer una pequeña “regla”: vas a comer sólo lo que hay en el plato.
  1. Haz deporte. No tienes que parar con la actividad deportiva sólo porque es diciembre o la Navidad. Involucra a tu familia y haced algo de movimiento. No te premies con la comida sólo porque has hecho una sesión “fuerte” de tu entrenamiento. De esta forma nunca llegarás a sentir la autosatisfacción de hacer las cosas. Lleva a tu familia a hacer alguna actividad típica para las Navidades, como por ejemplo patinar sobre hielo.
  2. Participa en la Jefatura de la Cocina. Es el momento de ayudar a tu madre, padre o a tu pareja con las compras para las cenas de Navidad y otras comidas. Así podrás llevar tu Lista de alimentos nutritivos y no tendrán elección. De este modo puedes inculcar mejores hábitos alimenticios también para tu familia.

¡Atención!

Si quieres saber qué es lo que frena tu bajada de peso, saber qué es el hambre, qué es lo que influye el hambre y si quieres tener tus propias estrategias reales para tener éxito en la remodelación corporal te recomiendo el LIBRO “Adelgaza definitivamente con tu Círculo Virtuoso”.

No te olvides que el peso extra que muchos llevan encima no es el resultado de una única cena en Navidades, sino más bien El Regalo de muchas Navidades que no han podido devolver porque este regalo viene sin Ticket de cambio.

¡Feliz Navidad!

¡El mejor regalo de Navidad es Adelgazar Definitivamente!

Estrategias reales para adelgazar y no hacer jamás una dieta.
Lo quiero