#FoodPorn

#FoodPorn – ¿La nueva tendencia?

¿Por qué estamos tan interesados en lo que comen otros?

Nuestra comparación de la comida (alimentos) afecta la forma en que nos sentimos acerca de otros comensales que están recibiendo más o mejor comida, o cantidades y calidades de alimentos reducidas.

Esto tiene sentido:

Si estamos comiendo menos alimentos que otros, esto podría hacernos más débiles físicamente y menos aptos para sobrevivir (Polivy J, Herman CP, 2006). Si estamos recibiendo comida de menor calidad y menos preferible, esto también puede reflejar o afectar nuestro estatus social.

No queremos pensar que tenemos un estatus social más bajo que nuestros compañeros así que necesitamos comparar y asegurarnos de que estamos comiendo tan bien como ellos. Y si estamos más contentos con lo que tenemos en el plato y disfrutamos más, entonces nuestro estado de ánimo se eleva.

Es triste, pero es cierto que a la gente le gusta sentir que están recibiendo un mejor trato que otros, y comer no es una excepción a esto.

Utilizar la comida para IMPRESIONAR también se basa en la comparación social.

Asumimos que otros están viendo lo que comemos, para que podamos impresionar al otro observando nuestro comer con nuestra masculinidad (comiendo a lo macho ibérico) o feminidad (comiendo mínimamente).

¿Pero qué rol tiene la comida en las redes sociales?

En todo el mundo, el hashtag #foodporn se ha utilizado para compartir imágenes realmente apetitosas de experiencias culinarias favoritas de la gente.

¿Qué alimento es tan buenos como para ser considerado pornográfico (#foodporn)?

Los científicos sociales se preguntan si el #foodporn promueve una mala relación con la comida, como la pornografía podría contribuir a una visión poco realista de la sexualidad (Rousseau, 2014).

En un estudio interesante (Fetishizing Food in Digital Age: #foodporn Around the World) se examinaron cerca de 10 millones de posts de Instagram de 1,7 millones de usuarios en todo el mundo.

Una obsesión abrumadora (y uniforme a través de las naciones) con el chocolate y el pastel (cake), demuestra la dominación del postre azucarado sobre las cocinas locales.

Sin embargo, se encontraron características alentadoras en la asociación de la emoción y temas relacionados con la salud y el #foodporn, lo que sugiere que los alimentos pueden servir como motivación para un estilo de vida saludable.

Lo interesantes es que la aprobación social también favorece los posts saludables, con los usuarios que publican con hashtags sanos con una media de 1000 seguidores más que aquellos que publican comidan no saludables.

Los resultados exponen una nueva faceta de la “pornografía” de alimentos, revelando posibles vías para utilizar esta noción precaria para promover estilos de vida saludables.

¡Sólo hoy puedes descargar GRATIS los primeros 5 capítulos!

Estrategias reales para adelgazar y no hacer jamás una dieta.