La Guía completa sobre Fumar – adelgazar y engordar

He estado bastante tiempo pensando si de verdad debería escribir este artículo, ya que por un lado estamos tratando con un acto adictivo que lo hace muchísima gente en este mundo, y por otro lado yo no soy fumador, aunque en mi Programa de Coaching Integral de remodelación corporal trato con personas que sí son fumadoras.

Quizás el motivo principal que me inspira a investigar más sobre este tema, es cómo se puede ayudar mejor a las personas que quieren dejar el tabaco del lado y no engordar, o simplemente descubrir si ¿se engorda después de dejar de fumar?

Aunque seas fumador puedes estar tranquilo, no me meteré contigo, simplemente veremos en profundidad este tema según la ciencia.

Vamos a empezar primero a ver; piensa rápido ¿a cuantas personas fumadoras (eso te incluye a ti si es el caso), conoces?

En España se consume mucho tabaco, y cada vez más, tanto que sabemos que el consumo de tabaco ha aumentado hasta 2.481 cigarillos por habitante en el año 2014. (artículo)

También es importante destacar que el gasto en tabaco por persona en España en el último año ha aumentado hasta los 282,39 € al año, lo que supone un incremento del 37 % respecto al año 2013.

Hasta aquí una pequeña conclusión: Se fuma mucho.

De esta foto se observa que no hay nada bueno que contenta un cigarrillo. En realidad el ingrediente no es sólo el tabaco, sino que un cigarrillo contiene aproximadamente 600 ingredientes, y cuando se quema se producen más de 7000 sustancias químicas. (artículo)

La sustancia que trataremos es la nicotina y sus efectos como el de adicción y la influencia sobre el peso corporal.

¿Cómo actúa la nicotina?

La nicotina, junto con el alcohol, el cannabis, y la cocaína, forma parte del grupo de drogas recreativas. El efecto de estas drogas afecta el “disparo” de ciertas neuronas por los cambios en diversos neurotransmisores o receptores. (artículo)

Por la norma general, si hay ciertas actividades que nos provocan placer, como el sexo o el comer, tendemos a repetir dicho acto.  La nicotina activa los circuitos del cerebro que regulan los sentimientos de placer, que también se conocen como las vías de recompensa.

Una sustancia química que tiene protagonismo aquí, es el neurotransmisor dopamina, que está directamente implicado en el deseo de consumir esta droga. Para ser más claro, la nicotina aumenta los niveles de dopamina en las vías de recompensa del cerebro, de ahí ese placer al fumar un cigarrillo y el deseo de repetirlo después. Los cambios a largo plazo en el cerebro inducidos por la exposición a la nicotina, resulta en la adicción. (artículo)

Una creencia entre los fumadores y no fumadores, es que fumar ayuda a controlar el peso corporal.

Queda por descubrir a lo largo de este artículo si es un mito o no. Se ha especulado que la preocupación por el peso corporal es un factor determinante en la iniciación de tabaco. Asimismo se ha detectado, en una revisión de estudios, que la relación positiva de la preocupación del peso corporal con el tabaquismo, es más consistente entre las chicas adolescentes que entre los chicos adolescentes.   (estudio)

¿Será que fumar es la panacea y ayuda a adelgazar?

Datos encontrados de efectos de la nicotina: (no caigas en la trampa)

  • La nicotina aumenta de forma aguda el gasto energético. (estudio) En otro estudio se ha demostrado que fumar un solo cigarrillo aumenta con un 3 % la tasa metabólica durante 30 minutos. (estudio)
  • La nicotina podría reducir el apetito, y así se puede explicar porque los fumadores pueden ser más delgados que los no fumadores, y quizás podría ser una explicación porque se engorda después de dejar de fumar. (estudio)  También quiero mencionar otro estudio donde se encontró que la cafeína (si es tomada con la nicotina) parece amplificar los efectos de la nicotina sobre el hambre y la saciedad. (estudio)
  • Varios estudios indican que el peso corporal es inferior en los fumadores que en los no fumadores. (estudio, estudio, estudio) Aun así en un estudio hecho con una muestra de la población adulta alemana se encontró que los fumadores pesados (hombres) tenían más probabilidades de ser obesos que los fumadores ligeros. (estudio)

Aunque de lo que has leído parece una maravilla en realidad no lo es.

Como lo dije más arriba hay una creencia sobre todo en los no fumadores (de ambos sexos), que piensan que empezar a fumar será una forma de mantener el peso “adecuado”, sobre todo si han tenido anteriormente intentos para adelgazar.

En realidad fumar te hace más daño, tanto que puede hacer que engordes. La capacidad de percibir la grasa y la dulzura de los alimentos, es particularmente comprometida en las mujeres obesas que fuman, que podrá contribuir a la ingesta excesiva de calorías. (estudio)

El  miedo de engordar si dejas de fumar

¿Crees que fumar te mantiene delgado/a?

Si eres una persona que fuma y encima luchas con tu peso será muy fácil caer en la trampa de pensar que si dejas de fumar vas a engordar.

Hemos visto que fumar parece reducir el apetito y aumenta ligeramente el metabolismo (por muy poco tiempo) pero también daña a tus papilas gustativas lo que hará que la comida sea menos sabrosa (hablo de comida sana ehh).

Aun así no te compensará y no te ayudará nada, sabiendo que fumar conlleva riesgos serios para tu salud como enfermedades de corazón, derrames cerebrales, cáncer de pulmón, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y muchos otros.

Más importante aún es que fumar afecta a la capacidad de absorción de ciertos nutrientes como el calcio, magnesio y el zinc.  Una revisión de estudios muy amplia, indica más riesgos asociados entre los fumadores como el riesgo de obesidad central, resistencia a la insulina, la acumulación de grasa visceral y el riesgo del síndrome metabólico y la diabetes. (estudio)

Asimismo si tienes miedo a dejar de fumar creyendo que engordarás, tienes que entender y ser consciente de que fumar NO es una forma eficaz de controlar el peso corporal y NO ayuda a prevenir la obesidad.

Por último, para buscar alguna explicación científica de porque engordas “automático” después de dejar de fumar, la causa de algún kilo extra de peso después de abandonar los cigarrillos podría ser que fumar afecta el termostato interno del cuerpo, el regulador de la grasa corporal, en inglés “the body fat set-point”.

Sí, nuestro cerebro dispone de ese termostato que regula el peso corporal a largo plazo (hablaré en otro artículo de esto). Pues parece que al empezar a fumar, el efecto del tabaco baja ese punto de ajuste interno del rango normal (adelgazas un poquito) y cuando dejas de fumar vuelve a su punto inicial, y por eso la explicación más “banal” de que engordas. También hay que tener en cuenta, aparte de la modificación del punto de ajuste, el aumento transitorio de la alimentación junto con la eliminación  del efecto metabólico agudo de cada cigarrillo. (estudio)

Sin duda, con los pasos de más abajo podrás combatir todo esto.

Estrategias Reales y Efectivas para no engordar si dejas de fumar

  1. Encuentra otras formas de sentir placer (no alimentarias)

De la experiencia con mis clientes, lo más complicado en dejarlo era simplemente la capacidad de pensar en otra cosa y no en la comida como para premiarte del gran esfuerzo que haces de no fumar.

Hay otras actividades que te ayudan a liberar dopamina y así te sentirás con satisfacción: haz más sexo con tu pareja o el amor, sal a caminar simplemente y piensa en otra cosa, lee un buen libro, o encuentra un hobby.

  1. Elimina tus Antojos

Sin duda si dejarás de fumar recuperaras esa sensibilidad de percibir la dulzura y la grasa de los alimentos. Quizás ahora te apetecerá comer más comida basura. Y premiarte con comida basura te hará subir bastante de peso sobre todo si estas con las ansías por fumar.

Hace bastante tiempo que estoy tratando, con casi todos mis clientes, este tema de eliminar los antojos. ¡Adivina!

Para esto he escrito el libro Elimina tus Antojos que es Gratis y lo puedes descargar ya.

  1. Haz deporte

Si hasta ahora no has entrenado tu cuerpo no sabes lo que te has perdido. Busca ayuda profesional si no sabes por dónde empezar, sobre todo para hacerlo de una forma inteligente y que te de los siguientes beneficios:

– más tono muscular y más fuerza

– más movilidad articular

– mejor postura

– más alegría después de entrenar, porque sí, el deporte da felicidad.

La excusa no puede ser el dinero, a la hora de pagar una cuota al gimnasio porque puedes ahorrar 282,39 € al año.

Te invito a comentar y de hecho me encantaría saber que métodos has utilizado tú para no engordar después de dejar de fumar. Quiero saber cómo lo has hecho y que tal tu experiencia.

¡Sólo hoy puedes descargar GRATIS los primeros 5 capítulos!

Estrategias reales para adelgazar y no hacer jamás una dieta.