No puedes adelgazar ¿Por qué?

Adelgazar, es el proceso de remodelación corporal que más me apasiona.

Un proceso que “ha ocupado” mis horas, de todos los días a lo largo de los últimos 2 años, escribiendo un libro.

Un libro no cualquiera, que te ayudará a Adelgazar para siempre, que te ofrece estrategias reales y útiles que puedas emplear y no hacer jamás una dieta. [ en breve a la venta en Amazon y en mi página web ]

El proceso que te lleva a crear, pensar y escribir un libro (de adelgazar), viene como consecuencia a algo, a experiencias, a frustraciones, a aquella cosa que tiene que ver con salir de “una jaula” y parar de hacer lo que hace todo el mundo.

De los errores aprendemos o de los pequeños fracasos, y reconozco que a veces me equivoqué en tomar decisiones, pero me sirvieron como motivación y ganas de superarme. Ya no soy el mismo entrenador que antes, he madurado y hoy en día no acepto clientes que quieren adelgazar de la noche a la mañana, que sólo te contactan para pedir un plan matador que ellos puedan seguir o “tomar” como si de un suplemente se tratara.

Este artículo “te baja con los pies en la tierra” y aquí te explico unos motivos de por qué no puedes adelgazar y qué puedes hacer.

1. No sabes todavía lo que quieres

Te gusta la idea de tener los glúteos más sexys, los abdominales tonificados, más pecho, y brazos más firmes.

Quieres una recompensa inmediata, aun sabiendo que adelgazar no es un proceso de hacer magia.

Te miras en el espejo y (quizás) te deprimes, mides tu peso con la báscula y te deprimes todavía más. Quieres que el número mágico aparezca en la pequeña pantalla de la báscula. Aun así, si apareciera (supongamos) “de milagro”, tu aspecto corporal seguirá siendo en el espejo, igual que antes.

Estás harta/o de pasar hambre, de hacer miles de horas de cardio, del bajo nivel de autoestima y parece que ya nada es posible.

Quieres adelgazar, pero no sabes cómo, por qué, y qué pasos tienes que seguir para hacerlo. Soñar es una cosa muy bonita pero no te llevará a ningún lado.

Estás pensando demasiado en el destino final y todavía no has creado tu camino para poder disfrutar del viaje.

No has encontrado o no has decidido todavía ir en busca de un buen mentor, que te haga descubrir que es lo que realmente quieres para poder seguir los movimientos críticos.

2. La adherencia del entrenamiento y “dieta” es cero

Tu adherencia, o el grado de seguimiento al programa, es CERO.

Me imagino que sigues el mismo camino, que tu prima, marido, o amigo. Me imagino que has contactado con el mismo nutricionista, coach nutricional, o entrenador y te han hecho el plan que sólo funciona a base de grandes dosis de motivación.

El poder emotivo de cambiar tu aspecto corporal te dio la “energía” de seguir el programa la primera y la segunda semana, pero después te has estancado.

Tú no tienes toda la culpa por no seguir un plan matador, sino que sólo tienes una pequeña parte. Sabes que las dietas no funcionan a largo plazo, sin embargo te resistes buscar otra alternativa porque las cosas siempre se han hecho así.

Mirando por internet te puedes volver literalmente “loco”, con la cantidad de dietas milagro que salen y te prometen lo mágico.

En un estudio muy interesante donde se compararon el efecto de cuatro dietas populares, se encontró que la clave de perder peso puede que no sea “aquel plan mágico” alimenticio, sino la constancia y la adherencia de seguir el plan. Los investigadores comentaron que aunque esas dietas podrían ser eficaces para una pérdida de peso modesta, las tasas de adherencia fueron bajas.

En otro estudio del International Journal of Obesity, los investigadores concluyeron que independientemente del tipo de dieta asignada a los grupos de sujetos, el mayor cambio de peso a lo largo de 12 meses fue en aquellos que han tenido un grado de seguimiento mayor que los demás.

Este resultado suma un punto más, a mi punto de visto en cuanto al éxito de adelgazar, y refuerza la afirmación de que las estrategias utilizadas (para incrementar la adherencia) merecen más énfasis que la estricta partición de los macronutrientes en el estilo de alimentación.

Realmente estos son dos motivos importantes de por qué no puedes adelgazar. Te has quedado atrapado/a en un círculo vicioso donde quizás la comida se ha convertido en tu enemigo y ahora es prácticamente imposible tener la motivación y el poder necesario para hacer verdaderos sacrificios sólo para ver un pequeño resultado en la báscula.

Quizás la pregunta que deberías hacerte ahora es: “¿Por qué no has adelgazado si supuestamente has seguido la mejor dieta y el plan de entrenamiento más cañero?”

[ la respuesta la puedes comunicar en Facebook ]

Yo te propongo empezar de nuevo.

Te propongo empezar de una forma correcta y definitiva, con estrategias reales avaladas por la ciencia y por mi experiencia con los clientes.

En mi libro Adelgaza definitivamente con tu Círculo Virtuoso te ofrezco una forma única que te ayudará a, adelgazar para siempre, nutrir de verdad tu cuerpo y no pasar jamás hambre, escapar del mundo cerrado de las dietas, hacer deporte de una manera inteligente y controlar tu entorno.

¡Sólo hoy puedes descargar GRATIS los primeros 5 capítulos!

Estrategias reales para adelgazar y no hacer jamás una dieta.